Archivo de la categoría: Mantenimiento Bicicletas

Con esta sección de mantenimiento de bicicletas os ayudaremos a solucionar y daros ideas de cómo reparar o ajustar vuestras bicicletas.

Aprendemos a coger curvas con Tomi Misser

Ahora que el verano ha secado muchas zonas por las que solemos ir en bicicleta es importante aprender a tomar las curvas correctamente y de esta manera evitar algún que otro susto. Como bien sabemos, son varios los peligros que un ciclista de bicicleta de montaña puede encontrar en sus salidas, pero de los más temidos, al menos por muchos de nosotros son esas curvas ciegas con piedras sueltas y surcos que siempre pensamos que están puestos ahí para no dejarnos trazar la curva.

Para alejar esos miedos y aprender a trazar las curvas correctamente os vamos a dar unos consejos básicos extraídos del video que aquí os compartimos del gran Tomi Misser.

  1. Tomar la curva por las zonas más limpias. Esto quiere decir, tal como nos narra Tomi Misser en su video, buscar la zona por la que suelen pasar los coches o las bicicletas, con ello nos aseguramos de que estará si no exenta, al menos, más limpia de piedras. Esa limpieza en la pista nos servirá para evitar un posible descontrol sobre la bicicleta o que una roca pueda rajarnos la cubierta.
  2. Una vez elegida la trazada afrontarla, no cambiar la dirección. Las zonas limpias de las trazadas suelen tener dos lados, el derecho y el izquierdo, como bien nos recomienda Tomi Misser, una vez hayamos elegido el lado, no variarlo.
  3. Los badenes se pueden evitar con un salto. Esta técnica no está al alcance de todos, por lo que para los menos expertos no la recomendamos.
  4. Apoyarnos en los taludes de los canalones de agua. Esto es algo que mucha gente desconoce pues siempre intenta evitar los canalones que ha dejado el agua, pero en una curva pueden ser nuestros mejores aliados, pues tal como nos narra Tomi Misser, estos nos sirven de apoyo para evitar falta de tracción.
  5. Levantar la cabeza y analiza la trazada. Esto es algo que debes hacer en cada curva, un vez te encuentres dentro de la trazada debes buscar las zonas limpias y siempre anticiparte de la dirección a tomar.

 

Mejora tu frenada en bicicleta

Ahora que ya estamos en forma y comenzamos la pretemporada con fuerza, luchando contra viento y lluvia, es cuándo vamos más rápido, cuando tras una larga subida nos toca disfrutar de esos saltos y curvas bajando, pero… ¡STOP!

¡Tenemos que frenar! Y bajando y saltando, esa sensación de no tocar el suelo que hace que a los primerizos se les corte la respiración, por no saber si al volver sus ruedas a tocar el suelo sabrán seguir trazando la pista y dónde los veteranos, amantes de la adrenalina, no pueden dejar de seguir hacia delante.

Muchos hemos oído como novatos eso de nunca frenar con el freno delantero porque sino saldrás volando por arriba y esta afirmación tiene un 50% de verdad. Si frenamos muy fuerte y la velocidad es elevada, a no ser que nuestro peso corporal sea mayor que la fuerza del frenado, vamos a salir volando.
Esta es una técnica que todos debemos probar, saber cuál es esa velocidad a la que si frenamos fuertemente la rueda trasera comienza a elevarse. Estas técnicas de prueba error nos sirven para aprender a no tener miedo de frenar con el freno delantero, además de conocer mejor nuestra bicicleta.

freno shimano bicicleta clootbike valencia

Si los frenos son un elemento de seguridad, no tiene sentido no usar el delantero por miedo a salir volando, pues algo similar ocurre con el freno trasero, ya que si realizamos demasiada fuerza, esta derrapa y rompiendo mitos, una rueda que derrapa en terreno de grava, no frena, sino que desliza. Lo cierto es que el freno delantero disminuye la inercia de la bicicleta y el trasero sirve más para disminuir la velocidad y tener un mayor control de la frenada, así que… ¡toca usar los dos!

De este modo, el truco para detener nuestra bicicleta es dosificar la frenada usando ambos frenos, sin llegar a bloquear ninguno de los dos. Llegados a este punto cada maestrillo tiene su librillo, hay quienes prefieren usar un 50% de potencia de frenado dividida entre ambos frenos y quien prefiere como el que ahora os escribe, un 70% 30% todo depende de las preferencias y también de ese tacto que cada uno tenemos.

La frenada nunca debe ser un todo o nada, debemos conocer hasta cuánto podemos accionar la maneta sin que la rueda trasera derrape y hasta cuánto la delantera no bloquee. No es una tarea sencilla aunque lo parezca, pues en la potencia de frenado influyen factores como el tipo de suelo, el cansancio acumulado e incluso el tiempo o la ropa que llevemos puesta, no es lo mismo frenar con guantes de verano que de invierno.
Una vez tengamos claros estos porcentajes de frenada y seamos ya los dueños y señores de nuestros frenos, siempre podemos añadir un par de técnicas más que nos ayuden en la frenada.

La primera de ellas es colocar los pedales en horizontal al suelo y retrasar la posición, dejando así nuestro punto de inercia más hacia detrás, esto logra que podamos frenar un poco más con la rueda delantera sin que salgamos por arriba. Esto era algo muy temido en las bicicletas de 26” y que ahora con las de 29” es más llevadero gracias a su mayor diámetro de rueda, dónde se necesita una mayor inercia para salir por arriba.

La otra técnica es un poco más complicada y consiste en a la vez que frenamos y seguimos pedaleando, cambiamos a una marcha mayor, para de esta manera reducir la inercia de la rueda, es algo que se usa en vehículos a motor, pero que también se puede hacer en bicicleta, aunque sea una técnica desconocida para muchos ciclistas.

Pero…. ¿Y tú como frenas?

cadena-bicicleta-lubricante-valencia

Pon a punto tu bicicleta. Cómo lubricar la cadena.

Uno de los procesos que más debemos repetir para mantener en forma y en perfecto estado nuestra transmisión, es la lubricación de la misma. Una buena lubricación de las partes móviles de nuestra bicicleta es esencial para que no tengamos que pasar por el taller constantemente y para que los componentes siempre vayan “finos” que es una de las palabras más satisfactorias que puede decir un aficionado al mundo de la bicicleta al sentir que todos los engranajes, funcionan con suavidad y sin esos odiosos ruidos y traqueteos que en ocasiones pueden desquiciar a más de uno.

El que los componentes vayan finos, no sólo nos ahorra quebraderos de cabeza por los ruidos, también logra que el desgaste de los componentes no se acreciente y nos ahorra un buen dinero del bolsillo, al no tener que cambiar prematuramente la transmisión.

La cadena, es una de las partes móviles que más fácil se puede lubricar y que debe hacerse cada pocas salidas, pues su deterioro está directamente relacionado con el desgaste de piñones y de platos. Por el contrario, una buena lubricación de la cadena se transmite en un mejor rendimiento de los componentes y sobre todo, a que el paso de un piñón a otro sea suave.

Para el mantenimiento de la cadena, lo mejor que podemos hacer es coger un trapo e impregnarlo de un anti grasa, ya sea el típico producto que usamos para lavar la vajilla y cubertería o bien algo más específico para tal efecto, como los aerosoles desengrasantes.

desengrasante-shimano-bicicleta
Para la cadena, si lo que queremos es una limpieza con mayor profundidad sin dejar ni rastro de grasa, algo que podemos realizar cada cierta cantidad de kilómetros, os recomendamos las herramientas específicas para tal efecto que gracias a su sistema de engranaje y cerdas de gran resistencia interna, dejan la cadena como recién estrenada.

limpia-cadenas-bicicleta

Una vez limpiada la cadena, toca engrasarla, algo que antes parecía sencillo, hoy día se ha complicado un poco más pues hay diferentes tipos de lubricantes, que hay que conocer para saber cuál usar en cada caso.

Lo primero que debemos preguntarnos es el tipo de clima en el que vamos a pedalear, pues la gran mayoría de productos lubricantes se dividen en dos tipos, o bien húmedos para zonas de lluvia, o bien secos para zonas más áridas. Esta elección es la más importante, pues elegir un lubricante húmedo en una zona seca conlleva a que nuestra cadena sea un imán de suciedad y no queráis ni imaginaros como acabaría vuestra cadena si os equivocáis.

Lubricantes para Mojado: Estos lubricantes suelen ser de base aceitosa y se adhieren a la cadena, algo que se traduce en una lubricación más duradera, pero por el contrario atraen más la suciedad de usarse en zonas no húmedas. A destacar que además de esto hay que usar productos especiales para limpieza de componentes de bicicleta, pues no suelen salir sólo con agua.

lubricante-shimano-bicicleta-humedo

Lubricantes para Seco: Su base suele ser de teflón y para su aplicación es recomendable dejar que se adhieran a la cadena antes de usar la bicicleta.

lubricante-shimano-bicicleta-seco

Cera: Si te mueves en climas secos, dónde el agua brilla por su ausencia, la cera suele ser el producto estrella pues atrae menos la suciedad que el teflón

lubricante-var-bicicleta-cera

candado bicicleta valencia

Tipos de Candados para Bicicleta

Ahora que ya tienes tu preciosa bicicleta Clootbike, estamos seguros que quieres preservarla el máximo de tiempo posible y lo último que se te pasa por la mente es comprar otra. Pero si la utilizas para trabajar o para moverte por la ciudad y por el motivo que sea tienes que estacionarla en la vía pública, lo mejor es que te armes con un buen dispositivo antirrobo. Cada persona le da un valor a las cosas y en ocasiones, somos capaces de gastarnos un dinero considerable en una bicicleta, pero cuando luego se trata de comprar un sistema de antirrobo, ponemos el grito en el cielo por su precio.

Desde Clootbike, hace tiempo os dimos unos consejos de seguridad para vuestras bicicletas y ahora ampliando aquella información, queremos ofreceros diferentes posibilidades para que nadie se lleve un susto cuándo deje su bicicleta en la vía pública.

Tipos de Candados:

Cable Trenzado: Suelen ser los más baratos y también los más fáciles de cortar, una simple cizalla acaba con ellos, por lo que son los aconsejables para estacionar la bicicleta durante poco tiempo o en zonas de tránsito. Desde Clootbike este tipo de candados lo recomendamos para anclar el sillín o la rueda delantera en combinación con otro tipo de candado más eficiente.

candado-cable-trenzado-clootbike
Cadena Eslabones: Este tipo de candados son más pesados que los trenzados citados anteriormente, pero también más seguros. Dependiendo del grosor y material de los eslabones, pueden ser imposibles de cortar con una cizalla y necesitar de una sierra de calar por lo que complica más el hurto a los ladronzuelos.

candado-cadena-clootbike-ges-2017

Tipo U: Estos candados, al igual que las cadenas, suelen ser bastante difíciles de cortar con una cizalla incluso a veces imposibles, el principal beneficio respecto a los candados de eslabones es que suelen llevar un sistema de anclado al cuadro, por lo que su transporte es más cómodo. En cuanto a sus inconvenientes está el que en ocasiones son demasiado cortos o su diámetro demasiado estrecho para abarcar cierto tipo de moviliario al que deseamos anclar la bicicleta.

candado-tipo-U-bicicleta-Clootbike-valencia

Por desgracia para los usuarios de bicicletas, no existe un candando irrompible, pero cuándo se compran candados de calidad uno se asegura en la mayor parte de los casos que no se pueda cortar con una cizalla, algo que es de agradecer, pues tampoco va todo el mundo con una sierra de calar en el bolsillo cortando candados para llevarse vuestra preciada bicicleta.

Consejos Extra

top-5-clootbike

Los 5 Errores que TODO aprendiz debe evitar

Desde Clootbike, intentamos día a día mejorar nuestros conocimientos y constantemente estamos a la última en novedades, pero no por eso nos olvidamos de los aprendices. Ellos son siempre nuestros más cercanos clientes, sus preguntas, dudas y miedos, es algo por lo que todos hemos pasado y que nos hace recordar que uno nunca deja de aprender.

El mundo de las bicicletas, sin importar la disciplina, avanza muy rápido, pero no por ello hay que dejar de lado las cosas más básicas. En el teléfono de atención personalizada de Clootbike, siempre os resolvemos las dudas y es por ello que aquí, os damos los que consideramos los 5 errores que debéis evitar una vez os hayáis decidido a dar el salto al mundo de las bicicletas, que esperamos sea una de vuestras promesas para el año nuevo:

1.    No llevar un mantenimiento de la bicicleta. Siempre os recomendamos, tanto por teléfono, como en nuestra página, que tras unos kilómetros llevéis la bicicleta a una tienda especializada para una puesta a punto, sobre todo si no disponemos de tiempo o la habilidad suficiente para hacerlo. Muchas personas piensan que el mantenimiento de una bicicleta es tan solo hinchar las ruedas y comprobar que los frenos funcionan, pero es mucho más que eso. Vuestra seguridad depende de ella, no la dejéis de lado y recordad que no sólo repercute en vosotros, sino en vuestros bolsillos, ya que evita futuras reparaciones.

2.    Llevar el sillín demasiado bajo. No es la primera vez que salimos a la montaña con alguno de nuestros clientes y lleva el sillín más bajo de lo recomendado. Si tras unas jornadas pedaleando, sientes dolores en la parte delantera de la rodilla, posiblemente lleves el sillín demasiado bajo, así que, mira los reglajes y no descuides este punto, pues en ocasiones se baja por falta de apriete.

3.    No ir preparado para los imprevistos. Esto quiere decir que no llevamos un kit de reparaciones, ni nuestro recomendado kit de supervivencia o no hemos avisado en casa de por dónde vamos a pedalear, así que de ocurrirnos algo, nadie nos podrá asistir y dependeremos de la suerte, que no todo el mundo tiene.

4.    Olvidar la alimentación y la hidratación. Recordad comed antes de que se cumpla una hora de ir en bicicleta e hidrataros cada 15 minutos.

5.    No llevar el equipamiento adecuado. Nunca olvidéis el casco, ni tampoco los guantes, porque no sólo os protegen del frío en invierno, os salvan las manos en caso de caída, así como el culote, que os hará las travesías más llevaderas.

Mientras uno no pierda el momento presente, jamás deja de aprender.

Pon a punto tu bicicleta, parte VIII. Cómo ajustar los Frenos de Disco.

Cómo ajustar los Frenos de Disco: Desde que los frenos de disco llegaron a nuestras bicicletas es el tema más candente de nuestro centro de atención al cliente. Antes que nada pediros calma, ya que hay que entender que los frenos necesitan de un rodaje, para que se asienten bien, se empiecen a desgastar un poco y comiencen a frenar como es debido, a la vez que pierdan esos pequeños roces, aquí os dejamos un enlace de como realizar un correcto rodaje de los frenos de disco.

Si después de varias salidas en bicicleta, y transcurridos unos 150km vemos que los frenos siguen rozando, lo primero que debemos hacer antes de tocar cualquier tipo de ajuste, es algo tan sencillo como aflojar el cierre rápido y volverlo a apretar. Recomendamos este sencillo paso pues en ocasiones el motivo del roce es una falta o bien un exceso del apriete del cierre rápido. Tendremos que asegurarnos de que la rueda está correctamente encajada y para esto la mejor manera es que la rueda esté apoyada en el suelo no en el aire.

Si tras este pequeño truco anteriormente citado vemos que el freno sigue rozando, lo primero a comprobar es si roza en ambos lados del disco o sólo en uno y hechas estas comprobaciones llamara a nuestro servicio de asesoramiento al cliente. Si optamos por ajustarlos, aquí os dejamos unos pequeños consejos que junto con los que os darán en nuestro servicio de atención al cliente, estamos seguros que vuestros frenos jamás volverán a oírse:

cara interna

 

  1. Para todo tipo de frenos ya sea mecánico o hidráulico la manera más rápida de ajustarlo es aflojando los dos tornillos allen que anclan la pinza de freno al cuadro u horquilla. Posteriormente apretamos la maneta (siempre sin quitar la rueda), y sin aflojar el apriete de la maneta apretamos de nuevo los dos tornillos de la pinza que aflojamos con anterioridad. Un truco si estamos solos y queremos realizar este proceso es colocar una goma elástica en la maneta para que apriete por nosotros.  Este proceso lo que hace es asegurarnos de que el disco está centrado respecto a las dos zapatas.
  2. Si tras el proceso anterior el freno sigue rozando y poseemos unos frenos mecánicos de disco, todavía podemos ajustar un poco más ese posible roce. En la cara interna de la pinza de freno (la que da al interior de la rueda) nos encontramos con una hendidura en la que podemos alojar una llave allen que según giremos nos permitirá acercar o alejar la zapata de dicho lado, llegando a un ajuste más fino de nuestros frenos. Para ajustar la pinza de la cara externa se realizara ajustando la tensión del cable.

logo CLOOT-DISTRIBUTIONraya

Pon a punto tu bicicleta, parte VII. Apriete de bielas y pedales.

Apriete de las Bielas: En ocasiones se puede dar el caso de que se nos aflojen las bielas, este es un tema muy importante y que hay que revisar a las pocas semanas de usar nuestra bicicleta, pues los problemas para nuestra integridad son importantes.

Una manera de evitar estos aflojamientos y futuros ruidos es NO usar mangueras a presión sobre las bielas directamente y de tener que usarlas, mantener una distancia de más de 1 metro para que el chorro de agua no incida directamente sobre las mismas y se introduzca dentro desplazando la grasa.

Si al final, nos encontramos con ese temido aflojamiento de las bielas recordaros que para el, es necesario una llave allen del número 8 cuyo par de apreté ronda entre los 35-50 Nm para unas bielas de cuadradillo.
Desde Clootbike os recomendamos encarecidamente que si notáis cualquier tipo de anomalía de este tipo nos llaméis inmediatamente antes de que el problema pueda ir a mayores y la garantía del fabricante no lo cubra.

Pero… ¿Cómo saber si le falta apriete a mis bielas? No podemos decir que sea sencillo saberlo, pero simplemente hay que escuchar. Si oímos unos “clack” muy agudos cada vez que damos un tirón de pedal casi seguro que nos encontramos ante este caso y obviamente, si una biela se nos suelta no hay duda.

bicicletas-de-montana-29-sevilla


Apriete de los Pedales: La gran mayoría de nuestras bicicletas Clootbike son enviadas con los pedales sin colocar, debido a la imposibilidad física de ponerlos dentro de una caja, sin que las dimensiones de la misma aumenten de manera notable. Es por esto que los pedales van siempre desmontados, con el detalle de que en el caso de las bicicletas de montaña muchos clientes nos piden o ya poseen pedales automáticos.

Para facilitar el proceso de colocación de los pedales a nuestros clientes, desde nuestras instalaciones colocamos un pedal (normalmente el derecho) de manera invertida, para que el cliente no se confunda, ya que aunque parezcan iguales los dos pedales no lo son.

Si nos fijamos bien en el extremo del tornillo cuya rosca entra en la biela lleva una letra R ó L. El pedal con la letra R corresponde a la biela que lleva los platos y el pedal L a la biela que NO lleva platos.

Para el apriete de los pedales necesitamos una llave fija del número 15 y la dirección de apriete siempre es hacia la parte trasera de la bicicleta (Pedal R apriete en sentido horario, pedal L apriete en sentido anti horario, siempre mirando el pedal de frente)

Es recomendable, además de colocar los pedales a mano hasta donde podamos, el colocar un poco de grasa en la rosca del pedal para evitar ruidos posteriores durante el pedaleo.

 

logo CLOOT-DISTRIBUTIONraya

Pon a punto tu bicicleta, parte VI. Apriete de manillar y de la dirección.

Apriete de Manillar: Aunque para muchos les parezca algo obvio no siempre es fácil entender cómo se realiza el apriete de un manillar, ni su correcta colocación. Gran parte de los manillares distribuidos por Clootbike en sus modelos de bicicleta son de doble altura, esto quiere decir que tienen forma de U. Los motivos de usarlos en nuestras bicicletas, es porque aumentan la altura de la posición de los brazos y también la resistencia a la rotura (algo prácticamente imposible de que suceda).

Dando por supuesto que hemos aflojado los tornillos de la potencia en los que se ubicará el manillar necesitaremos de un metro para medir la distancia desde el centro del manillar a los extremos y comprobar que está centrado. Una vez hemos centrado el manillar debemos de colocarlo de manera que visto de frente parezca una U, esto quiere decir que NO debemos colocarlo con la U tumbada hacia nosotros. Para entenderlo debemos de recordar que su diseño está realizado para aumentar la altura de los brazos y la resistencia por lo que de colocarlo de manera errónea puede ocasionar que se nos gire.

Desde Clootbike insistimos en que los aprietes deben ser lógicos, ya que si nos excedemos con un apriete puede ocasionar una rotura o pasado de rosca de los tornillos que al ser aligerados pueden llegar a partirse.

bicicletas-trekking-toledo

 

Apriete de la Dirección: Mucha gente desconoce esa parte de la bicicleta. Tampoco queremos entrar en detalles demasiado técnicos pero sí hacer hincapié en como apretarla, ya que un apriete excesivo nos limitaría y endurecería la movilidad del manillar y una falta del mismo originaría una holgura en la dirección.

La dirección se aprieta mediante el tornillo allen que está sobre la potencia y generalmente tapado con un tapón de plástico. Antes de apretar la dirección es MUY importante aflojar los tornillos de la potencia. Así pues el proceso sería el siguiente:

  1. Aflojar tornillos de la potencia hasta que veamos que es fácil moverla. Estos tornillos no son los que aprietan el manillar en la zona frontal, sino los que se ubican en el lateral o zona posterior de la potencia.
  2. Apretamos el tornillo superior y cogiendo de la potencia levantamos la rueda delantera viendo si nos cuesta girarla, si vemos un movimiento fluido es suficiente, no hay que apretar en exceso este tornillo o la dirección se volverá dura y nos costará girar la rueda de la bicicleta.
  3. Centramos la potencia con la rueda delantera y apretamos los tornillos laterales o posteriores que habíamos aflojado con anterioridad.

Pon a punto tu bicicleta, parte V. Sincronización de piñones.

Sincronización de piñones:

A todos nos molestan los roces de la cadena, y todos queremos que ruede fina, pero aunque el roce hace el cariño en la vida de las personas, en la de las máquinas ocurren desgastes; quizás en el de las personas también. Estos citados desgastes originan unos desajustes, que pueden llevar a la salida de cadena o a esos ruiditos que a muchos de nosotros nos vuelven locos.
Pero antes de lanzarse a tocar tornillos si la bicicleta tiene ya semanas de uso es posible que con un buen limpiado y engrasado de cadena y piñones sea suficiente para solucionar esos ruidos.
Si con la limpieza no fuera suficiente, y os vierais ante la necesidad de ajustar estos posibles roces de otra manera, aquí os detallamos la forma más sencilla de solucionarlos si no queremos pasar por el taller, lugar que siempre recomendamos para una puesta a punto.
Para entrar en materia, comentaros que en la zona posterior del cambio trasero, existen dos tornillos con las letras H/L correspondientes a las palabras High y Low, que hacen referencia a las velocidades alta y baja respectivamente de los piñones.
El tornillo correspondiente a la letra L, es el encargado de regular el recorrido de la roldana inferior en su parte más interna. Por el contrario, el tornillo correspondiente a la letra H, regula el recorrido de la roldana inferior en su parte externa.
Ambos tornillos tienen la función de evitar que la cadena se salga por la parte superior o inferior de los piñones, pero un mal ajuste, o un desajuste por el uso, puede ocasionar roces o evitar que la cadena llegue a los piñones más alejados.
Algo muy importante para entender su funcionamiento es saber que si se aprietan se reduce el recorrido de la cadena y si se aflojan aumentan su recorrido, algo que será lo más habitual y que con apenas ¼ de vuelta solucionará gran parte de nuestros desajustes.

bicicletas-de-montana-29-murcia

  1. La cadena no sube hasta el piñón más grande: Esto quiere decir que el tope superior (letra L) está demasiado limitado o le falta tensión al cable. Para solventar dicho hándicap, bastará con aflojar ¼ de vuelta el tornillo L y probar si con esto sube. Recordemos poner los pulsadores en el piñón más grande. Si vemos que sube problema resuelto, sino aflojar otro ¼ de vuelta (no mucho más o lo que ocurrirá es que se saldrá por arriba).
    Si vemos que con este sencillo ejercicio la cadena parece que quiere subir pero no llega a hacerlo es por que le falta tensión al cable. (Ver apartado 3)
  2. La cadena no baja hasta el piñón más pequeño: Esto quiere decir que el tope inferior (letra H) está demasiado limitado o el cable está demasiado tenso. Primero que nada colocaremos el pulsador en el piñón más pequeño y procederemos de manera inversa, aflojando ¼ de vuelta el tornillo H y viendo si con esto baja, de no hacerlo repetir el proceso con otro ¼ de vuelta. En este caso una tensión excesiva del cable también puede influir, aunque no suele ser lo común. (ver apartado 3)
  3. Si nos encontramos con que después de “jugar” con esos ¼ de vuelta y sigue sin solucionarse debemos actuar sobre el tensor del cable, veremos que es una ruedecita/tuerca normalmente de plástico por donde el cable se inserta en el cambio trasero.
    Si vemos que le cuesta subir a la cadena hasta los piñones más grandes es porque le falta tensión, en este caso habría que girar la ruedecita/tuerca para aumentar la tensión del cable (sentido contrario a las agujas del reloj).
    Si vemos que la cadena sube más de un piñón a la vez, es porque está demasiado tensa y hay que aflojarla (sentido de las agujas del reloj).
    La mejor manera de realizar este proceso es girar las bielas mientras alguien nos eleva la rueda trasera y vamos girando de ¼ en ¼ la ruedecita/tuerca de los piñones.

 

logo CLOOT-DISTRIBUTIONraya

Pon a punto tu bicicleta, parte IV. Reparar y colocar cadena.

Reparar Rotura de Cadena:

Este tipo de roturas no son muy habituales, al menos si se tiene una revisión constante de la cadena y se lubrica con asiduidad, aunque también es cierto que puede sucedernos si tenemos la mala suerte de que se nos cruza la cadena (piñón grande y plato grande o piñón pequeño, plato pequeño) y le damos un tirón fuerte de pedaleo. De ocurrirnos este inconveniente, sólo tenemos dos opciones, o bien caminar, o llevar un troncha cadenas encima. Si hemos sido precavidos y hemos puesto en nuestro kit de herramientas básico el troncha cadenas, el proceso de reparación es el que sigue:

  1. Colocaremos en perpendicular, el eslabón roto de la cadena sobre el troncha.
  2. Antes de empezar a roscar el troncha debemos cerciorarnos de que el pistón o bulón que posee el troncha entra en contacto con el homónimo del eslabón. Para los menos entendidos en esta materia quiere decir que el pitorrito del troncha tiene que entrar en contacto sobre el centro del eslabón, para empujar el perno interior.
  3. Si no queremos complicarnos la vida con llevar encima lo que se llama un “fin de cadena” ya que se puede perder, la opción más extendida, es usar el propio bulón que llevaba el eslabón roto. Para usarlo debemos estar pendientes de que al roscar con el troncha, este no llega hasta el final, sino que se queda engarzado en el último paso del extremo del eslabón roto.
  4. Una vez extraído el eslabón roto, ya sólo queda volver a colocar la cadena en su sitio uniéndola con el extremo del otro eslabón y hacer el proceso inverso para apretar.

En el mercado también existen como hemos mencionado finales de cadena y eslabones rápidos, pero en ambos casos son específicos para cada tipo de cadena según su dimensión y desarrollos por lo que el método expuesto es el más universal, ya que nos vale para casi todo tipo de cadenas, ya sean montaña o carretera.

           tronchacadenas-bicicleta

Colocar Cadena:

Como en Clootbike disponemos de muchos tipos de bicicletas, desde paseo, hasta ciclismo, pasando por montaña y plegables, es fácil que en alguno de los envíos o durante las primeras semanas de uso a alguno de nuestros clientes le suceda algo tan sencillo e inocuo como una salida de cadena. Todos hemos visto alguna vez a personas embadurnarse las manos y darle la vuelta a la bicicleta girando pedales y blasfemando en arameo cuando estas cosas ocurren.

Lo primerísimo que hay que tener en cuenta que si notamos una falta de tracción o al contrario un atorado de la cadena debemos dejar de insistir, pues esto podría llevarnos a una rotura de la misma o situaciones peores si el tirón que le damos a los pedales es demasiado fuerte.

Si llegado el caso la cadena se sale, lo primero que debemos hacer es ver si se ha salido por la parte de los platos, o por la parte de los piñones. Tras esta primera comprobación, lo que debemos hacer es desplazar el cambio o el desviador delantero en la dirección por donde se salió la cadena. Esto quiere decir que si se salió por la parte del plato pequeño (lo más usual) en dicho caso deberemos bajar el mando de los platos a dicho plato. Si se nos saliera por el exterior (el plato grande) deberemos subir el pulsador al número 3 perteneciente a dicho plato.

Una vez realizado este paso, deberemos bajar la cadena a los piñones pequeños del cambio trasero, para que no esté tan tensa y nos sea fácil recolocarla.

Realizados estos dos pasos, ya sólo nos queda empujar suavemente la patilla del cambio trasero hacia la parte delantera de la bicicleta, mientras con la otra mano colocamos la cadena en el plato pequeño.

Si se nos saliera la cadena por la parte superior de los piñones, algo menos usual, el proceso sería el mismo con la salvedad de que no podríamos bajar los piñones al más pequeño y debíamos dejarlo en el superior, lo que conllevaría un mayor esfuerzo en su colocación.

En la mayor parte de los casos que la cadena se sale es por haberla cruzado, como ya hemos dicho en la rotura o por un pequeño desajuste en los límites de los cambios cuya solución también os detallamos en nuestra sección de puesta a punto de tu Clootbike.

logo CLOOT-DISTRIBUTIONraya