Archivo de la categoría: Montaje

calas bicicleta montaña pedales repuesto

Coloca bien tus calas de bicicleta

Las calas para la bicicleta siempre han sido algo a lo que muchos de nuestros clientes de Clootbike, no prestan atención y esta falta de atención, junto a otros factores puede llegar a producir molestias importantes a la hora de pedalear en nuestras bicicletas.

Si eres de los que comienza en el mundo de la bicicleta, sin importar la disciplina, seguro te has encontrado con que tarde o temprano tienes que acabar usando una vestimenta adecuada, y dentro de esta nueva equipación, las zapatillas específicas de cada disciplina van acompañadas de sus propias calas gracias a los pedales automáticos.

Una vez tienes elegidas las zapatillas te encuentras con que tienes que colocarle unas calas y que estas no tienen una posición fija, sino que permiten además de adelantar y retrasar su posición, jugar con un ángulo de uso, por lo que existen infinitas posibilidades para colocarlas.

Desde Clootbike, siempre recomendamos para evitar lesiones acudir a un especialista, hay muchos a lo largo y ancho de la península que por menos de lo que cuestan unas zapatillas os hacen un estudio biomecánico para colocarlas correctamente.

Si decidís colocar las calas por vosotros mismos, debéis tener en cuenta los siguientes factores:

  1. Como seguro ya habrás visto, tus nuevas zapatillas tienen dos agujeros en su suela, dónde se ha de introducir la cala (elemento de metal normalmente con forma de flecha) y atornillarlo con un par de llaves allen, cuyos tornillos para dichas calas suelen venir con los pedales.
  2. Lo primero que debemos hacer es localizar el centro de nuestro primer y quinto metatarso. Para ello debemos sentarnos en una silla y buscar dichos puntos, que serían lo que comúnmente llamamos juanete y en el extremo contrario del pie, el del dedo pequeño. Esto nos servirá para una vez puesta la zapatilla localizarlos con mayor sencillez. Metatarsos Marcados
  3. Nos ponemos la zapatilla y cerca de la zona dónde antes hemos realizado presión colocamos un adhesivo (nosotros usamos cinta de carrocero), aunque también podemos saltarnos este paso y pintar la zapatilla como veremos en el paso 4.
  4. Localizamos mediante palpación de nuevo el primero y quinto metatarso y marcamos sobre la cinta adhesiva una línea vertical sobre ellos.
  5. Nos quitamos las zapatillas y veremos que los puntos no están equidistantes, así que colocando de nuevo una cinta adhesiva dónde debe ir la cala (dónde están los agujeros), marcamos una diagonal entre los dos puntos y marcamos el lugar dónde se cruza con el eje de la zapatilla. Para trazar la diagonal lo más fácil es usar el mismo cordón de las zapatillas.
  6. Ahora sí, ya toca pintar la zapatilla marcando en la suela los dos puntos por los que pasa la diagonal coincidiendo con el centro de la zapatilla.
  7. Teniendo ambos puntos marcados en la zapatilla ya sólo nos queda colocar la cala centrada entre ambos y el eje central de la zapatilla.

Como vemos no es un proceso complicado, pues sólo deberemos de hacerlo una vez en la vida de la zapatilla, salvo que aguanten más estas que las calas, algo que no suele ocurrir, salvo que andemos mucho con ellas.

mousse antipinchazos bicicleta

Mousse Antipinchazos

En el mundo de las bicicletas, si no estamos atentos, a veces se nos pueden escapar nuevas tecnologías o mejoras que pueden sernos de utilidad o cubrir esos sueños que algunos hemos tenido alguna vez, como el de no tener que preocuparnos por los pinchazos.

Como bien sabemos casi todos los que vamos en bicicleta, a la hora de montar la rueda podemos optar por un sistema clásico de cámara y cubierta, que al pinchar parcheamos o cambiamos. También existe la opción de usar el sistema tubeless que a día de hoy es de los más extendidos y que ya hablamos de sus virtudes en un post anterior sobre estos sistemas de tubeless y tubeless ready.

La opción que aquí os traemos es la menos conocida y que viene heredada del mundo del motocross, aunque ahora es posible encontrarla en diversas disciplinas de bicicleta, desde gravel hasta enduro.

NUBE/MOUSSE ANTIPINCHAZOS

Os hablamos de los mousses, que a groso modo son un aro normalmente de un compuesto de tipo espuma, aunque también pueden estar constituidos de un material plástico, que se colocan en el lugar dónde iría la cámara y que normalmente están indicados para cubiertas tubeless en las que igualmente hay que seguir añadiendo líquido antipinchazos además de aire para llevar la presión idónea.

Aunque parezcan exclusivos de las ruedas tubeless, también los hay para ruedas con cámara y su montaje es bastante sencillo, dónde lo más importante es decidir las medidas según nuestras ruedas y el modelo, pues los hay con espumas de mayor o menor capacidad de absorción e infinidad de formas.

Aunque tiene más ventajas que inconvenientes, aquí os dejamos un listado de lo que consideramos las mayores ventajas de estos mousses.

  • Protege a la llanta de golpes
  • Evita los pinchazos por corte
  • Podrías llegar a rodar sin aire, sin “destrozar” las llantas
  • Mayor rigidez y estabilidad al neumático
  • Alta durabilidad del material
  • Permite circular con presiones más bajas lo que se traduce en una mayor tracción

En general los que lo hemos probado en bicicletas completamente rígidas ya sean de gravel, pero sobre todo de montaña, es notoria esa mayor tracción y control ya que tenemos una amortiguación extra y mejora las sensaciones al ir con nuestra bicicleta en terrenos muy irregulares.

Finalmente, en cuanto a las desventajas tendríamos un aumento de peso que dependiendo de la disciplina de bicicleta que practiquemos puede ser mayor o menor, rondando entre los 50 y 140gr por rueda. Como siempre este hándicap, depende de lo rigurosos o no que seamos con el peso total de nuestra bicicleta y si la comodidad de reducir a la mínima los pinchazos vale la pena por unos cuantos gramos de más.

Presión Correcta Neumáticos Bicicleta

Presión Correcta Neumáticos Bicicleta

En plena temporada estival, somos muchos los que cogemos la bicicleta más a menudo que el resto del año, ya sea por el buen tiempo o porque estamos disfrutando de nuestras merecidas vacaciones.

Tanto a nuestro servicio de atención al cliente telefónico como a nuestras instalaciones, es usual que los clientes nos pregunten a qué presión deben hinchar las ruedas de sus bicicletas.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que no todos los neumáticos son iguales, ni todos los tipos de llantas aceptan la misma presión, pues como ya comentamos en su día existen diferentes tecnologías en la combinación de cubiertas y llantas, dónde hoy día una de más usuales es tubeless.

Para aclarar estas dudas, queremos daros unos pequeños consejos a tener en cuenta, para aseguraros de que lleváis la correcta presión en los neumáticos. Ya sabemos que una falta de aire puede producir lo que llamamos destalonar, que no es otra cosa que la cubierta se salga, algo que en las cubiertas tubeless es menos posible que ocurra, pero igualmente factible si ponemos una presión demasiado baja, además de aumentar el rozamiento y la carga física y las probabilidades de pinchar.

En el lado contrario, un exceso de presión, puede producir, mayor probabilidad de reventón, además de una fatal de agarre considerable y una menor absorción de las irregularidades. Esto es debido a que se reduce el punto de contacto por el peso del ciclista de las cubiertas y además se aumenta el desgaste de las mismas. Estos dos factores convierten a unas ruedas muy hinchadas en un auténtico peligro en curvas.

Como vemos una correcta presión repercute directamente en la seguridad, por lo que es algo sencillo de verificar y que seguro nos ahorra algún que otro susto. En cuanto a si la presión debe ser igual o diferente en las ruedas, para ciclismo lo más recomendable es que sean iguales, en montaña, es posible aumentar ligeramente la presión de la cubierta trasera o bien llevarlas igual.

Pasos a seguir para una presión adecuada:

  1. Mirar el perfil de la cubierta. En ellas encontraremos unas medidas mínimas y máximas tanto en bares como en psi, entre los que debe moverse la presión que queramos colocar a nuestras cubiertas.
  2. También existe otra regla que solemos seguir en el mundillo para las bicicletas de carretera, que dice que la presión del neumático debe ser el 10% del peso del ciclista. Este debe ser calculado vestido con todo lo que suela llevar al montar en bicicleta. Es decir, que si pesamos 70kg la presión del neumático será de 7bar. Siempre teniendo en cuenta que dicha presión no exceda ni se quede por bajo de las medidas indicadas en el perfil de las cubiertas. Unas medidas que suelen rondar entre los 6 y 8,5bar.
    Este pequeño truco para bicicletas de carretera, también nos puede servir para otro tipo de bicicletas que usen unas llantas de 700 como las de paseo y en cierta medida las gravel, a modo orientativo.
  3. A diferencia de en las bicicletas de carretera en el ciclismo de montaña no existe una fórmula que nos sirva de orientación, más allá de nuestra propia experiencia de prueba error. En este aspecto lo más recomendable es realizar el mismo recorrido con diferentes presiones dentro de los límites del neumático y ver cual se adapta mejor a nuestro método de conducción.
    No hace falta hacer muchos kilómetros para esto y a modo orientativo es interesante empezar las pruebas con una presión media y posteriormente ir aumentado o reduciendo esta en valores de 5psi. A modo general, los ciclistas con un peso bajo, la presión de sus neumáticos se aproximará más a los limites inferiores al revés que los bikers más pesados que deberán aumentar la presión del neumático.

Bomba Var Taller Manometro

Como vemos la presión es sencilla de controlar teniendo en cuenta estos pequeños trucos, pero para esto necesitamos un hinchador con manómetro, como los que seguro puedes encontrar en nuestra tienda. No olvides la importancia de revisar la presión semanalmente si se trata de cubiertas tubeless y cada dos semanas si se trata de cubiertas convencionales, aunque lo mejor siempre es una comprobación antes de cada salida.

kit bicicleta verano

Prepara tu bicicleta para el verano

Ahora que se acerca el verano y muchos de nosotros aparcamos el coche y el transporte público, para lanzarnos a dar pedales hacia playas, ríos o lugares de esparcimiento, es importante tener un pequeño kit de elementos básicos que nos salve ante posibles incidencias.

Como bien sabemos muchos de los ciclistas principiantes y veteranos, cuando enfocamos la bicicleta desde el punto de vista del desplazamiento o del veraneo, olvidamos los elementos básicos que siempre llevamos encima para nuestra supervivencia y el buen curso de nuestra escapada.

Ya sea por dejadez o por descuido, seguro que a más de uno le ha pasado, el dejarse la bomba de aire en casa o no llevar unos parches y unos desmontables, elementos básicos que en cualquier salida en bicicleta deberíamos llevar. Pues estamos seguros que a nadie le gusta pinchar una rueda a la vuelta de la playa y caminar unos cuantos kilómetros arrastrando la bici en pleno verano.

Es por esto que desde Clootbike, queremos daros un mini kit de elementos esenciales para llevar en una pequeña bolsa del sillín y que nos asegura que seremos capaces de solventar el 90% de los percances en los que nos podemos encontrar mientras hacemos una escapada por nuestro lugar de veraneo.

Kit de Bicicleta para el Verano:

  • Hinchador: También llamado, bomba de aire, bombín, mancha, inflador, etc. Este es un elemento esencial pues muchas veces nos encontramos con que pinchamos lejos de una gasolinera o que llevamos poca presión en las ruedas. Es cierto que no cabe en la bolsa del sillín, pero este se puede anclar al cuadro de la bicicleta y nos aseguramos de no tener que cargar con él.  Sus dimensiones son muy pequeñas y se ancla al soporte del botellero.Hinchador Bicicleta Gio 0
  • Parches: Elemento esencial, pues junto con el hinchador son una pareja perfecta capaz de darnos la tranquilidad de que si pinchamos, podremos solventar el problema. Existe una alternativa a los parches para las bicicletas tubeless, que llamamos setas, que sería interesante llevar de usar te tipo de bicicleta para la playa. Parches Bicicleta
  • Desmontables: Son un elemento que apenas pesa y que nos ayuda mucho a la hora de desmontar las cubiertas, en algunas ocasiones son la única manera posible de hacerlo y para los noveles requiere algo de práctica sobre todo si las cubiertas son nuevas y de aro rígido. Desmontables Rueda Colores
  • Guantes Desechables: Unos buenos guantes de butilo, nitrilo ó látex, nos ahorran tener que mancharnos las manos de grasa y como bien sabemos no pesan nada.

Con estos cuatro elementos estaremos cubiertos ante casi cualquier percance, aunque bien es cierto que desde Clootbike, para los más precavidos recomendamos dos elementos más, aunque hay que tener un poco más de conocimientos mecánicos. Estos elementos son:

  • Tronchacadenas: Nos permite reparar la cadena en caso de rotura. Los más precavidos también pueden llevar un eslabón extra y de todo el conjunto de elementos tal vez sea el más voluminoso, pero sigue habiendo opciones para colocarlo en una bolsa de sillín. Tronchacadenas Bicicleta
  • Juego llaves Allen: Ideales para apretar cualquier tornillo Allen y ajustar pequeños problemillas que nos puedan dar los diferentes elementos mecánicos de la bicicleta. Llaves Allen Bicicleta
  • Extras: Si la noche nos atrapa o el agua escasea, siempre es bueno llevar un juego de luces en ella, además de un botellero con su correspondiente botellín.

Como vemos, son elementos muy básicos, de poco coste, fáciles de transportar y que pueden marcar la diferencia entre un final anecdótico y otro más complicado si olvidamos tener en cuenta este pequeño kit.

¿Mono, Doble o Triple Plato?

La cuestión del número de platos en las bicicletas, lleva casi 10 años en la boca de todo ciclista, pues desde que en el año 2010 saliera al mercado este primer tipo de configuración, ha tenido muchos detractores y seguidores. Si esto no fuera suficiente, tres años después estos dos platos se redujeron a uno y hoy en día, ya comienza a ser difícil ver bicicletas con dos platos y mucho más tres.

Hoy queremos destripar las características de cada sistema, no vamos a hablar de desarrollos, pero sí de en qué tipo de disciplinas es mejor tener un monoplato, doble o triple, pues aunque parezca una antigualla, hay situaciones en las que llevar un triple plato es recomendable.

Lejos de ser una moda, en Clootbike, vemos esta división de platos como oportunidades para elegir el tipo de desarrollo y estilo de bicicleta que practiquemos. Lo vemos como una manera de identificar y cubrir nuestras necesidades mediante la personalización de nuestro estilo de una manera efectiva y funcional.

Dicho esto, es momento de desgranar esas dudas que siempre atenazan a los bikers, con el número de platos que más les convienen.

  • 3 Platos: Se dice de ellos que pesan más, que se desajustan más y que son muy difíciles de usar. Pues bien, durante años los hemos llevado y se desajustan igual que cualquier otro componente de la bicicleta, dónde influye el terreno por el que uno se mueve, las horas de uso y sobre todo el mantenimiento. En cuanto al peso, evidentemente pesan más, pero ese más no creemos que sea significativo en una gama media de bicicletas.
    La dificultad de su uso, pasa por saber que el grande es para bajar, el pequeño para subir y el mediano para llanear.
    Esta combinación de tres platos es la que podremos encontrar en bicicletas de cicloturismo y grandes aventureros que recorren el mundo en bicicleta, ya que hacen muchos kilómetros y pueden encontrarse en cualquier tipo de situaciones, además de la necesidad de un plato realmente pequeño para afrontar subidas con la bicicleta cargada de alforjas. Es cierto que estos viajeros poco a poco también se van decantando por el doble plato pues no tienen la necesidad de pedalear bajando a más de 50km por hora, pero si eres de los que aun en bajadas de montaña quiere seguir dando pedales… ¡Este es tu elección!

  • 2 Platos: Fee el sistema que encendió la mecha del cambio allá por el año 2010, al que muchos se negaron a usar, pero que durante años ha sido el más extendido. El beneficio de los dos platos, es la facilidad de uso, así como la posibilidad de una mayor cruce de cadena, aprovechando cada plato más piñones que un sistema de triple plato. Con este sistema puedes llegar a igualar los desarrollos de un tres platos siempre que hagas una buena combinación de platos y piñones, como por ejemplo un 34×24 y 11×40.
    Este sistema puede ser el recomendado para aquellas personas que comienzan en el mundo de la bicicleta de montaña y no tengan una buena preparación física, ya que los dos platos dan una mayor facilidad de uso, así como una mayor versatilidad en todo tipo de terrenos. Esto quiere decir que seremos competentes tanto subiendo como bajando, sin tener que poner el pie a tierra por falta de desarrollos. Si tienes una 29” y tu forma física está de mitad para abajo… ¡Estos son tus platos!

  • Mono plato: Esa grandísima novedad que nos dejó a todos con los ojos como platos en el año 2013 y que hoy hay un gran elenco de grupos diferentes en los que elegir. En cuanto a sus virtudes está el ahorro de peso respecto al sistema de dos o tres platos, ya que en este caso, sí que desaparece el desviador delantero, dos platos, además del pulsador, por lo que aunque tampoco es un ahorro excesivo en bicicletas de gama media, es un aliciente más para él. Este sistema destaca por su sencillez y bajo peso y aunque en sus inicios pecaba de una falta de desarrollos respecto a los sistemas con más platos ahora es más versátil, aunque por experiencia propia se requiere un de un buen estado de forma para afrontar subidas de más del 20%. En cuanto a sus inconvenientes está un mayor desgaste de la transmisión y la pérdida de desarrollos, pues aunque ya tenemos encima el 1×12 nunca podremos con un monoplato ser capaces de bajar a más de 50km/hora y subir pendientes del 20% salvo casos concretos. Si estás en buena forma, o de la media para arriba, si en tu zona no hay grandísimos desniveles y no te gustan complicarte la vida con varios platos entonces… ¡Lo tuyo es el monoplato!

Esperamos con esta pequeña guía sobre las transmisiones de platos en bicicletas de montaña haberos ayudado a esclarecer un poco, este mundo de opciones. Si todavía tenéis dudas os recomendamos visitar esta web, en la que podréis saber todo lo referente a desarrollos anotando vuestra transmisión actual. También existe una app llamada “Bike Gear Calculator” que sirve para tener una mejor orientación de una vez elegido el número de platos, adecuar estos al desarrollo.

Web Bike Gear Calculator

Mejora tu frenada en bicicleta

Ahora que ya estamos en forma y comenzamos la pretemporada con fuerza, luchando contra viento y lluvia, es cuándo vamos más rápido, cuando tras una larga subida nos toca disfrutar de esos saltos y curvas bajando, pero… ¡STOP!

¡Tenemos que frenar! Y bajando y saltando, esa sensación de no tocar el suelo que hace que a los primerizos se les corte la respiración, por no saber si al volver sus ruedas a tocar el suelo sabrán seguir trazando la pista y dónde los veteranos, amantes de la adrenalina, no pueden dejar de seguir hacia delante.

Muchos hemos oído como novatos eso de nunca frenar con el freno delantero porque sino saldrás volando por arriba y esta afirmación tiene un 50% de verdad. Si frenamos muy fuerte y la velocidad es elevada, a no ser que nuestro peso corporal sea mayor que la fuerza del frenado, vamos a salir volando.
Esta es una técnica que todos debemos probar, saber cuál es esa velocidad a la que si frenamos fuertemente la rueda trasera comienza a elevarse. Estas técnicas de prueba error nos sirven para aprender a no tener miedo de frenar con el freno delantero, además de conocer mejor nuestra bicicleta.

freno shimano bicicleta clootbike valencia

Si los frenos son un elemento de seguridad, no tiene sentido no usar el delantero por miedo a salir volando, pues algo similar ocurre con el freno trasero, ya que si realizamos demasiada fuerza, esta derrapa y rompiendo mitos, una rueda que derrapa en terreno de grava, no frena, sino que desliza. Lo cierto es que el freno delantero disminuye la inercia de la bicicleta y el trasero sirve más para disminuir la velocidad y tener un mayor control de la frenada, así que… ¡toca usar los dos!

De este modo, el truco para detener nuestra bicicleta es dosificar la frenada usando ambos frenos, sin llegar a bloquear ninguno de los dos. Llegados a este punto cada maestrillo tiene su librillo, hay quienes prefieren usar un 50% de potencia de frenado dividida entre ambos frenos y quien prefiere como el que ahora os escribe, un 70% 30% todo depende de las preferencias y también de ese tacto que cada uno tenemos.

La frenada nunca debe ser un todo o nada, debemos conocer hasta cuánto podemos accionar la maneta sin que la rueda trasera derrape y hasta cuánto la delantera no bloquee. No es una tarea sencilla aunque lo parezca, pues en la potencia de frenado influyen factores como el tipo de suelo, el cansancio acumulado e incluso el tiempo o la ropa que llevemos puesta, no es lo mismo frenar con guantes de verano que de invierno.
Una vez tengamos claros estos porcentajes de frenada y seamos ya los dueños y señores de nuestros frenos, siempre podemos añadir un par de técnicas más que nos ayuden en la frenada.

La primera de ellas es colocar los pedales en horizontal al suelo y retrasar la posición, dejando así nuestro punto de inercia más hacia detrás, esto logra que podamos frenar un poco más con la rueda delantera sin que salgamos por arriba. Esto era algo muy temido en las bicicletas de 26” y que ahora con las de 29” es más llevadero gracias a su mayor diámetro de rueda, dónde se necesita una mayor inercia para salir por arriba.

La otra técnica es un poco más complicada y consiste en a la vez que frenamos y seguimos pedaleando, cambiamos a una marcha mayor, para de esta manera reducir la inercia de la rueda, es algo que se usa en vehículos a motor, pero que también se puede hacer en bicicleta, aunque sea una técnica desconocida para muchos ciclistas.

Pero…. ¿Y tú como frenas?

feliz-navidad-2017-clootbike

Cómo volar en bicicleta

En plena campaña navideña y como buenos amigos de los reyes magos y de papá Noel que somos los empleados de Clootbike, estamos seguros de que a más de uno y a más de una, estas fiestas, le va a llegar un regalo con pedales.

Tras nuestra primera, segunda, tercera o quizás cuarta bicicleta, las rutas por España se nos empezarán a quedar cortas y querremos ver mundo y como no, llevarnos a nuestra bicicleta como compañera. Sabemos que en algunos lugares es posible adquirir una bicicleta de alquiler con la que recorrer ciudades, e incluso países, pero una vez estamos acostumbrados a nuestra bicicleta, lanzarse a hacer muchos kilómetros en una bicicleta que no sea la nuestra, es como querer hacer el camino de Santiago con unos zapatos nuevos (nada recomendable).

Si como hemos comentado, somos de esos aventureros que decidimos volar por el mundo con nuestra bicicleta, queremos daros unos consejos, para que vuestra bicicleta llegue en las mejores condiciones posibles a destino:

Maleta: La primera de las opciones es comprar una de las múltiples maletas especiales para bicicleta que hay en el mercado y de las cuales tenemos algunos modelos en nuestra tienda. Es la opción más segura para que nuestra bicicleta llegue en perfecto estado, pero tienen un inconveniente, a tener en cuenta y es que en la gran mayoría de las ocasiones, están pensadas para llevar sólo la bicicleta, por lo que las alforjas y demás equipaje tendremos que facturarlo a parte, con el consiguiente aumento de gasto en el precio del viaje. Además de este inconveniente, está el dónde almacenar la bolsa una vez lleguemos al destino y que su precio, en la gran mayoría de las ocasiones, si viajamos en vuelos regulares en clase turista, puede triplicar el del billete.

Recomendaciones: Esta opción es interesante para aquellos que viajen mucho con su bicicleta ya sea en avión, tren o autobús y que tengan un lugar dónde guardar la bicicleta una vez llegados al destino.

maleta-portabici-roundtrip-thulemaleta-thule-portabici-traveller

Caja de Cartón: Es la opción más asequible, pero también la que puede ocasionar más deterioros en el transporte, ya que depende de nuestra habilidad en el empaquetado para que todo llegue a buen término.

Recomendaciones: Esta opción es, además de barata, la que menos planificación necesita, ya que una vez hemos aterrizado en el aeropuerto, podemos montar la bicicleta y salir pedaleando en ella. La caja, la tiramos a un contenedor de reciclado y antes de coger el vuelo de vuelta, compramos un buen rollo de cinta de embalar y visitamos una tienda de bicicletas dónde seguro les encantará escuchar nuestras anécdotas del viaje, mientras amablemente nos ceden una caja para volver a casa.

En algunos lugares hemos oído que también es posible cubrir la bicicleta con una caja, pero dejando las ruedas funcionales, de manera que los operarios puedan transportarla empujando y así, facilitar su transporte. Nosotros nunca hemos probado esta técnica y desconocemos si es una buena o mala idea.

clootbike-avion

Para finalizar estas recomendaciones y antes de ir a hacer las últimas compras navideñas, os queremos dar unos pequeños trucos antes de volar, que estamos seguros os servirán para vuestros futuros viajes:
Haz una foto de la caja de tu bicicleta y publícala en una red social antes de coger el avión, por si en el futuro hay un percance en el transporte y se deteriora, poder reclamar no sólo con palabras.
– Normalmente las bicicletas pagan un precio diferente al material deportivo, cuando vamos en avión y el peso máximo suele rondar los 20-25kg incluso más. Por experiencia propia no suelen poner problemas con el exceso de peso, nosotros hemos llegado a excedernos en más de 5kg y nunca hemos tenido problema en la facturación, lo que quiere decir que dentro de la caja además de la bici, podemos meter las alforjas y ropa hasta alcanzar el máximo de peso permitido.
– Para ahorrar peso lleva las zapatillas de ciclismo puestas, sobre todo si es invierno, pues la pareja puede llegar a pesar más de 1kg y este se puede usar para el equipaje de mano.
Desinfla las ruedas y usa cinta de carrocero (la de papel) para atar el cableado y demás componentes al cuadro, pues de hacerlo con una más fuerte puede ocasionar deterioros en la pintura.
Quita los pedales y enróscalos por dentro de la biela, así evitarás que estas se muevan o que los pedales agujereen la caja.

shimano-steps-bicicleta-electrica

Shimano Steps. El impulso extra que necesitas.

Shimano Steps es un nuevo sistema eléctrico de pedaleo asistido, que te permitirá llegar más lejos en aquellos momentos que lo necesites. Se trata del primer grupo eléctrico de Shimano y que cuenta con tres versiones diferentes, una para montaña, otra para ciudad y una última para trekking. Gracias a la nueva tentencia de las e-bikes, Shimano ha decidido desarrollar un grupo exclusivo de transmisión para dichas bicicletas eléctricas y que nos ayudará tanto en ciudad como en montaña.

La potencia que llega a alcanzar el motor, es de 250w lo que permite adaptarse a las necesidades del ciclista según las opciones de Eco, Trail y Boost, además del modo walk que ayudaría en las bicicletas urbanas a empujar nuestra bicicleta sin cansarnos. En cuanto a las características, necesita de unas cuatro horas para su carga y su peso ronda los tres kilos. Algo no excesivo si tenemos en cuenta la ayuda al pedaleo que supone.

Shimano Steps City: Su modo Step, produce que la bicicleta avance lentamente, sin necesidad de empujarla, algo útil si vamos con ella cargada con el peso de un niño o de la cesta de la compra. Por otro lado el sistema tiene un modo arranque en el que cambia la marcha automáticamente a una inferior para que sea más fácil arrancar de nuevo, algo muy interesante para esos olvidadizos que no lo hacemos y luego uno se arriesga a romper la cadena.

Shimano Steps Trekking: Este sistema es similar al City, pero con el añadido de que posee tres tipos diferentes de asistencia para el modo de batería que nos dan una autonomía de 70km para el modo de más asistencia y de hasta 150km en el modo Eco.

Shimano Step MTB: En esta versión es donde encontramos los modos Eco, Trail y Boost según el terreno y seleccionable desde el manillar, que nos asistirán hasta los 25km/h. Además incorpora la tecnología cockpit, que nos permite cambiar los ajustes desde un dispositivo electrónico mediante bluethooth.

Como ya hemos comentado en alguna ocasión las bicicletas eléctricas vinieron para quedarse y al igual que en muchas otras ocasiones, aunque hoy miremos con ojos extrañados una bicicleta con batería, en un futuro cercano lo veremos como una opción más.

Fuente Shimano

El Abecedario de Marcel Piekarski

Hay muchas cosas en la vida que pueden llegar a sorprendernos, en ocasiones son cosas sencillas, otras veces inverosímiles y en algunos casos tan originales que nos dejan con la boca abierta.

Esta mañana, tras ver este video en la redacción, no hemos podido resistirnos a compartirlo con todos. Lo cierto es que el llegar a crear un abecedario completo con el despiece de una bicicleta, bien se merece una entrada en nuestro blog.

El artista de tamaña proeza es Marcel Piekarski, un diseñador afincado en Londres con varios premios a sus espaldas y cuya pasión por el mundo de las bicicletas le ha llevado a generar este abecedario. Y como no, en la redacción ya estamos pensando en despiezar unas cuantas bicicletas Cloot para ver si logramos materializar esas letras en 3D para ponerlas en la cabecera de la tienda, ya que en casa lo vemos más complicado.

La imaginación, es la cuna de los sueños.

Artista

Cómo colocar el Sillín de vuestra MTB

Cómo colocar el Sillín de vuestra MTB

 

En esta ocasión, y ya que tanto el modelo, Zoomper, como el Dako, llevan el mismo sistema de “Nuez” para la inserción de el sillín de nuestra MTB, vamos a haceros una pequeña explicación de cómo colocarlo.
Desde nuestras instalaciones ClootBike, todas nuestras MTB, salen ya con la “Nuez” colocada en el sillín, para que os sea más fácil poner luego la tija e insertarlo en su lugar. Igualmente, os vamos a dar unas pequeñas reseñas de cómo colocar esta “Nuez” en vuestra bicicleta MTB.El primer paso sería tener a mano las herramientas necesarias, que aquí tan sólo hace falta:
1. Paciencia
2. Llave fija del número 13 (en su defecto llave inglesa
Nuez-MTB

Siempre es mejor usar una llave fija para montar vuestra bicicleta, pues se corren menos riesgos de arañar la rosca de las tuercas.
Una vez llegados a este punto la manera de colocar el sillín es bien fácil.
Primero que nada ponemos el tubo de la tija del sillín en la bicicleta de montaña. Tras esto, debemos colocar el sillín recordando de aflojar las tuercas para que sea más fácil este proceso. Pero sin llegar a quitarlas, pues sino, corremos el riesgo de que se nos salgan las abrazaderas metálicas que van por las guías y os dificulte el proceso.
Ahora llega el momento de adecuar el ángulo del sillín y la distancia. Aunque es cuestión de gustos, muchos podéis llegar a sufrir alguna molestia si no está bien colocado, tanto en altura, como en ángulo o distancia.

1. Ángulo: Generalmente debe ir paralelo al suelo. Si lo inclinamos hacia arriba corremos el riesgo de que se nos duerman las entrepiernas. Si lo colocamos hacia abajo podemos resbalarnos y tener que forzar para permanecer en el sillín.

2. Distancia: El sillín no permite mucho desplazamiento, pero unos 5cm si que deja. En este caso si sentís que el manillar está muy lejos acercarlo un poco, pero tampoco en exceso ya que puede repercutir en la pedalada.

3. Altura: Tampoco vamos a hacer un estudio biométrico, así que lo más sencillo y para “ir por casa” es una altura en la que vuestra pierna no esté del todo estirada y que lleguéis al suelo sin llegar a poner la planta del pié. De esta manera sabréis que no estáis ni muy altos ni muy bajitos y salvo que vayáis a hacer cientos de kilómetros iréis cómodos y no necesitaréis complicaros con medidas de cadera, tiro de pierna, etc.

 

Cuándo ya habéis decidido estos tres factores, ya sólo os queda apretar las dos tuercas alternativamente de uno y otro lado del sillín, para disfrutar de vuestra MTB.