cadena-bicicleta-lubricante-valencia

Pon a punto tu bicicleta. Cómo lubricar la cadena.

Uno de los procesos que más debemos repetir para mantener en forma y en perfecto estado nuestra transmisión, es la lubricación de la misma. Una buena lubricación de las partes móviles de nuestra bicicleta es esencial para que no tengamos que pasar por el taller constantemente y para que los componentes siempre vayan “finos” que es una de las palabras más satisfactorias que puede decir un aficionado al mundo de la bicicleta al sentir que todos los engranajes, funcionan con suavidad y sin esos odiosos ruidos y traqueteos que en ocasiones pueden desquiciar a más de uno.

El que los componentes vayan finos, no sólo nos ahorra quebraderos de cabeza por los ruidos, también logra que el desgaste de los componentes no se acreciente y nos ahorra un buen dinero del bolsillo, al no tener que cambiar prematuramente la transmisión.

La cadena, es una de las partes móviles que más fácil se puede lubricar y que debe hacerse cada pocas salidas, pues su deterioro está directamente relacionado con el desgaste de piñones y de platos. Por el contrario, una buena lubricación de la cadena se transmite en un mejor rendimiento de los componentes y sobre todo, a que el paso de un piñón a otro sea suave.

Para el mantenimiento de la cadena, lo mejor que podemos hacer es coger un trapo e impregnarlo de un anti grasa, ya sea el típico producto que usamos para lavar la vajilla y cubertería o bien algo más específico para tal efecto, como los aerosoles desengrasantes.

desengrasante-shimano-bicicleta
Para la cadena, si lo que queremos es una limpieza con mayor profundidad sin dejar ni rastro de grasa, algo que podemos realizar cada cierta cantidad de kilómetros, os recomendamos las herramientas específicas para tal efecto que gracias a su sistema de engranaje y cerdas de gran resistencia interna, dejan la cadena como recién estrenada.

limpia-cadenas-bicicleta

Una vez limpiada la cadena, toca engrasarla, algo que antes parecía sencillo, hoy día se ha complicado un poco más pues hay diferentes tipos de lubricantes, que hay que conocer para saber cuál usar en cada caso.

Lo primero que debemos preguntarnos es el tipo de clima en el que vamos a pedalear, pues la gran mayoría de productos lubricantes se dividen en dos tipos, o bien húmedos para zonas de lluvia, o bien secos para zonas más áridas. Esta elección es la más importante, pues elegir un lubricante húmedo en una zona seca conlleva a que nuestra cadena sea un imán de suciedad y no queráis ni imaginaros como acabaría vuestra cadena si os equivocáis.

Lubricantes para Mojado: Estos lubricantes suelen ser de base aceitosa y se adhieren a la cadena, algo que se traduce en una lubricación más duradera, pero por el contrario atraen más la suciedad de usarse en zonas no húmedas. A destacar que además de esto hay que usar productos especiales para limpieza de componentes de bicicleta, pues no suelen salir sólo con agua.

lubricante-shimano-bicicleta-humedo

Lubricantes para Seco: Su base suele ser de teflón y para su aplicación es recomendable dejar que se adhieran a la cadena antes de usar la bicicleta.

lubricante-shimano-bicicleta-seco

Cera: Si te mueves en climas secos, dónde el agua brilla por su ausencia, la cera suele ser el producto estrella pues atrae menos la suciedad que el teflón

lubricante-var-bicicleta-cera