Pon a punto tu bicicleta, parte III. Extraer y colocar cubiertas.

Extraer Cubiertas:

Una vez hemos conseguido sacar las ruedas viene un proceso del que se necesita mucha menos fuerza de la que uno pueda pensar. Para ello tan solo necesitamos una herramienta y son lo que en el mundo de las bicicletas se llama desmontables un instrumento tan sencillo como práctico. Personalmente y tras muchos pinchazos lo ideal es contar con tres de ellos.

Si nos fijamos en los desmontables poseen en el extremo una especie de hendiduras en forma de u que sirven para insertarlas entre la cubierta y la cámara. El proceso para la extracción es el siguiente:

1. Deshinchar la cámara por completo
2. Colocar en el extremo opuesto de donde está la válvula el primer desmontable haciendo palanca (no intentar sacar la cubierta todavía, sobretodo si es nueva nos será muy difícil con sólo uno).
3. Aproximadamente a 4 dedos de donde hemos colocado el primer desmontable colocar otro. En ambos casos tener presente que se deben colocar de manera que estén haciendo palanca y para ello debemos encajarlos con un extremo entre la cubierta y la cámara como hemos citado en el punto 1. y en el otro extremo haciendo palanca con los radios.
4. Llegados a este punto, en cuánto coloquemos el tercer desmontable a otros 4 dedos del que pusimos anteriormente, la cámara se extraerá casi sola.

Colocar Cubiertas:

En la mayoría de los casos si hemos tenido la suerte de hacer muchos kilómetros sin pinchar, la cubierta habrá dado de sí y no será excesivamente difícil reintroducir la cubierta. De tener dificultades para recolocarla, debemos recurrir al consejo anterior, y este es comenzar a introducirla por el lado de la válvula para acabar por el lado contrario.

Llegados al punto final en muchas ocasiones es más fácil reintroducirla con la mano que con los desmontables. Para este proceso debemos hacer fuerza tirando de la cubierta con la yema de los dedos como si estuviéramos acelerando una moto.

logo CLOOT-DISTRIBUTIONraya