Pon a punto tu bicicleta, parte V. Sincronización de piñones.

Sincronización de piñones:

A todos nos molestan los roces de la cadena, y todos queremos que ruede fina, pero aunque el roce hace el cariño en la vida de las personas, en la de las máquinas ocurren desgastes; quizás en el de las personas también. Estos citados desgastes originan unos desajustes, que pueden llevar a la salida de cadena o a esos ruiditos que a muchos de nosotros nos vuelven locos.
Pero antes de lanzarse a tocar tornillos si la bicicleta tiene ya semanas de uso es posible que con un buen limpiado y engrasado de cadena y piñones sea suficiente para solucionar esos ruidos.
Si con la limpieza no fuera suficiente, y os vierais ante la necesidad de ajustar estos posibles roces de otra manera, aquí os detallamos la forma más sencilla de solucionarlos si no queremos pasar por el taller, lugar que siempre recomendamos para una puesta a punto.
Para entrar en materia, comentaros que en la zona posterior del cambio trasero, existen dos tornillos con las letras H/L correspondientes a las palabras High y Low, que hacen referencia a las velocidades alta y baja respectivamente de los piñones.
El tornillo correspondiente a la letra L, es el encargado de regular el recorrido de la roldana inferior en su parte más interna. Por el contrario, el tornillo correspondiente a la letra H, regula el recorrido de la roldana inferior en su parte externa.
Ambos tornillos tienen la función de evitar que la cadena se salga por la parte superior o inferior de los piñones, pero un mal ajuste, o un desajuste por el uso, puede ocasionar roces o evitar que la cadena llegue a los piñones más alejados.
Algo muy importante para entender su funcionamiento es saber que si se aprietan se reduce el recorrido de la cadena y si se aflojan aumentan su recorrido, algo que será lo más habitual y que con apenas ¼ de vuelta solucionará gran parte de nuestros desajustes.

bicicletas-de-montana-29-murcia

  1. La cadena no sube hasta el piñón más grande: Esto quiere decir que el tope superior (letra L) está demasiado limitado o le falta tensión al cable. Para solventar dicho hándicap, bastará con aflojar ¼ de vuelta el tornillo L y probar si con esto sube. Recordemos poner los pulsadores en el piñón más grande. Si vemos que sube problema resuelto, sino aflojar otro ¼ de vuelta (no mucho más o lo que ocurrirá es que se saldrá por arriba).
    Si vemos que con este sencillo ejercicio la cadena parece que quiere subir pero no llega a hacerlo es por que le falta tensión al cable. (Ver apartado 3)
  2. La cadena no baja hasta el piñón más pequeño: Esto quiere decir que el tope inferior (letra H) está demasiado limitado o el cable está demasiado tenso. Primero que nada colocaremos el pulsador en el piñón más pequeño y procederemos de manera inversa, aflojando ¼ de vuelta el tornillo H y viendo si con esto baja, de no hacerlo repetir el proceso con otro ¼ de vuelta. En este caso una tensión excesiva del cable también puede influir, aunque no suele ser lo común. (ver apartado 3)
  3. Si nos encontramos con que después de “jugar” con esos ¼ de vuelta y sigue sin solucionarse debemos actuar sobre el tensor del cable, veremos que es una ruedecita/tuerca normalmente de plástico por donde el cable se inserta en el cambio trasero.
    Si vemos que le cuesta subir a la cadena hasta los piñones más grandes es porque le falta tensión, en este caso habría que girar la ruedecita/tuerca para aumentar la tensión del cable (sentido contrario a las agujas del reloj).
    Si vemos que la cadena sube más de un piñón a la vez, es porque está demasiado tensa y hay que aflojarla (sentido de las agujas del reloj).
    La mejor manera de realizar este proceso es girar las bielas mientras alguien nos eleva la rueda trasera y vamos girando de ¼ en ¼ la ruedecita/tuerca de los piñones.

 

logo CLOOT-DISTRIBUTIONraya