tipos-pedales-automaticos

Tipos de pedales automáticos para bicicleta

Ahora que estamos en pleno verano y seguro más de una de las personas que sigue nuestro blog comienza las vacaciones o está a punto de empezarlas, es un momento tan bueno como cualquier otro para lanzarse a pedalear… pero con pedales automáticos.

Todos hemos pasado por el miedo de comprarnos unos pedales automáticos y tener pesadillas pensando que no podríamos desengancharnos y que iríamos al suelo cada vez que nos parábamos. Pero siempre hay que pensar en positivo, si te montas en la bicicleta y tienes miedo a caer por no poder parar, entonces… ¡No pares!

Bromas aparte, los pedales automáticos dan más beneficios que inconvenientes, ya que nos ayuda mucho en cada pedalada y con ellos podemos lograr esa la pedalada perfecta, o más bien, la pedalada redonda de la que ya hablamos hace unos años, y que tan beneficiosa es para los amantes de las bicicletas.

Los pedales automáticos nos permitirán varias cosas, por un lado la seguridad de que ante cualquier salto nuestros pies no salgan por delante y acabemos con nuestras partes íntimas encima de la barra central de la bicicleta, por otro lado trazaremos mejor las curvas al permitirnos sacar la rodilla para equilibrar el peso sin que el pie se escape del pedal y por último y más importante lograremos esa pedalada redonda que tanta eficiencia dará a nuestras escapadas.

Dicho esto, aquí os dejamos una pequeña lista con los tres tipos de pedales automáticos que debéis tener en mente. Luego cada marca tiene sus peculiaridades por lo que es importante tener en cuenta esto a la hora de elegirlos, nosotros siempre recomendamos los modelos de Shimano, tanto por su larga trayectoria, como por su fiabilidad y variedad.

  1. Pedales Automáticos Mixtos: Estos pedales son ideales para aquellos que dan sus primeros pasos con los pedales automáticos, aunque es cierto que a veces es más complicado porque por un lado tienen el pedal normal y por el otro el automático. En teoría y según las leyes de la gravedad debería quedar siempre arriba el pedal automático, pero en ocasiones no es así y las personas acaban sacando la mirada de la carretera para mirar hacia el pedal y nunca es bueno dejar de mirar hacia dónde vas. El beneficio de estos pedales es que permite una mayor versatilidad a la bicicleta pues podemos usarla tanto con zapatillas normales para desplazamientos urbanos, para cicloturismo y como para escapadas más deportivas por la naturaleza. Pedales Trekking Shimano M8000 XT SPD
  2. Pedales automáticos montaña: Estos pedales son más pequeños que los destinados a las bicicletas de ciclismo y son los más usados con las bicicletas de montaña, poseen ambas caras iguales cuya dureza se puede ajustar para que el pie salga con mayor o menor facilidad. Al principio es común llevarlos un poco más sueltos de lo normal, pero desaconsejamos que esto se convierta una norma, más allá de los primeros días, pues sería bastante peligroso ya que correríamos el riesgo de que el pie se nos saliera del pedal en un salto o tomando una curva.Shimano M520 pedales automáticos
  3. Pedales automáticos ciclismo: estos pedales tienen una mayor superficie de apoyo y la forma de anclarnos difiere un poco de la de los pedales automáticos de montaña. Al igual que estos es conveniente ajustar al mínimo el dial que nos permite sacar el pie, aunque en este caso no es tan peligroso que lo llevemos un tiempo así, ya que en el ciclismo de carretera no sacamos el pie tan a menudo. Pedales RS 500 Shimano

Finalmente recordaros que todo pedal automático, necesita de un buen par de zapatillas para bicicleta, así que aquí os dejamos un enlace a nuestro blog, con algunos consejos sobre los diferentes tipos de zapatillas para bicicleta que podréis encontrar.

Enlace a tipos de zapatillas de bicicleta.